USO DE LAS NORMAS DE DERECHO EXTRANJERAS. SENTENCIA BGH1. 21.12.2011

ALCANCE DE LA OBLIGACIÓN DE VALORAR DE OFICIO EL DERECHO EXTRANJERO POR LOS TRIBUNALES ALEMANES

Por Georgina Zuferri Arqué, Abogada

1. HECHOS

El litigio se presenta entre una aseguradora, la demandante, cuyo asegurado es el dagnificado, y una empresa de transporte de mercancías internacional donde los demandados son un transportista taiwanés y un transportista alemán.

La aseguradora presentó acción de reclamación por daños y perjuicios basada en la pérdida por parte de los transportistas de una parte de la mercancía.

El tribunal de primera instancia aplicó por defecto el Derecho alemán, en lugar del taiwanés, a la resolución del conflicto y en consecuencia los demandados presentaron recurso.

El tribunal de segunda instancia dictó sentencia estableciendo que el demandado taiwanés podía atenerse a una exclusión de responsabilidad total en base a lo establecido por el Derecho taiwuanés, derecho aplicable al caso según el tribunal. Esta decisión se tomó en atención a la valoración que el tribunal hizo del dictamen sobre Derecho taiwanés aportado por la parte demandada. La parte demandante presentó alegaciones al respecto motivando que el dictamen estaba mal valorado y reclamó la presentación de un dictamen complementario sobre derecho taiwanés en el que se respondiese a las preguntas planteadas por la demandante y en el que se puediesen tomar en consideración otras resoluciones de los tribunales taiwaneses distintas a las ya presentadas por la contraparte. La presentación de este dictamen no debía esperarse que procediese de la parte demandante pues ésta sostienía todo el tiempo que el derecho aplicable al caso concreto era el Derecho alemán.

La sentencia del tribunal de segunda instancia fue anulada por el BGH, Tribunal Supremo alemán, mediante sentencia del 21.12.2012 y se instó al tribunal de segunda instancia a volver a valorar el asunto y dictar sentencia.

El BGH sostiene que el tribunal de segunda instancia debería haber tomado en consideración las alegaciones presentadas por la demandante, puesto que la jurisprudencia alemana deduce de la aplicación del §293 ZPO que el juez competente en el asunto está obligado a la averiguación de oficio del Derecho extranjero aplicable en la decisión a tomar en un litigio. Si bien la presentación de un dictamen por las partes puede influir en la obligación de averiguar del tribunal competente, no recae sobre las partes la carga de la prueba.

2. CONCLUSIONES

En consecuencia en Alemania, es el tribunal competente quien, en un conflicto de caracter internacional, tiene la obligación de averiguar quál es el Derecho aplicable al caso concreto y si no conoce el contenido de dicho Derecho, la obligación de conocerlo.

En la praxis los tribunales alemanes, al igual que los españoles, se sirven normalmente para la aplicación del derecho extranjero de dictámenes periciales solicitados judicialmente. Sin embargo y a diferencia de lo que ocurre en España, en Alemania la carga de la prueba no recae sobre las partes en cuanto a Derecho extranjero se refiere. De todos modos, la aportación de informes periciales privados por las partes puede influir en la aplicación del Derecho extanjero al caso concreto. En España por contra, la situación es distinta y así lo establece el artículo 281.2 de la LEC cuando dice que el Derecho extranjero es objeto de prueba y que deberá ser probado en lo que a su contenido y vigencia respecta, si bien los tribunales pueden valerse de cuantos medios de averiguación estimen necesarios para su aplicación.

En consecuencia en España la prueba del Derecho extranjero es necesaria, aunque esta prueba debe realizarse por las partes en colaboración con el juez, quien dispondrá de medios varios para averiguar si la aplicación de dicha norma extranjera procede o no procede en el caso concreto.

De esta situación se deduce, al margen de las obligaciones o posibilidades del juez, que la aportación de dictámenes sobre Derecho extranjero por las partes es muy importante cuando éstas consideran que procede su aplicación. Si bien el juez puede conocer de dicho Derecho por su cuenta, ya sea porque se le obliga a ello, ya sea porque lo considera oportuno, la aportación de informe por las partes siempre puede tener una influencia importante en el momento de decidir sobre el asunto y por ello cuando procede no debemos olvidarnos de la aportación de dicho informe como prueba al procedimiento.

Frankfurt am Main, enero 2013